• Escoliosis Severa

    Cirugia realizada en Venezuela por nuestro equipo de profesionales.

  • Medicina Deportiva

    Es una especialidad multi e interdisciplinaria que estudia de manera científica el desempeño del ser Humano durante las actividades de la vida diaria y/o físico

La traumatología es una especialidad de la medicina que se encarga del diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de las enfermedades y lesiones del sistema musculoesquelético; esto incluye huesos, articulaciones, tendones, músculos y nervios.
Este trastorno afecta el alineamiento de la columna vertebral causando una deformidad visible, dependiendo de su severidad. Esto perjudica el balance del cuerpo y se hace notar a nivel de los hombros, la cintura y el tronco.

Es un padecimiento en constante estudio y cambio. Gracias a esto las técnicas que utilizamos ofrecen cada vez mejores resultados y más seguridad.


El ortopeda debe sentarse con el paciente y su familia para definirles la afección, explicarles cuál es la historia natural de ella y establecer un plan de observación o tratamiento con el cual todos estén cómodos. El diagnóstico comienza cuando la deformidad es de 10 grados o más.

Diagnosticar a un paciente con escoliosis le genera gran ansiedad, debido a que muchos asocian esto con una cirugía mayor o peligrosa. Esto no es lo correcto ni tampoco la norma. Cuando existe una deformidad menor de 10 grados se le conoce como “asimetría espinal”, no escoliosis.

En este punto el paciente necesita la reafirmación de que puede estar tranquilo, pues es muy probable que su padecimiento no requerirá tratamiento nunca y vivirá una vida perfectamente normal. Este también es el caso en la mayoría de las escoliosis que son de carácter leve o moderado.

Se ha logrado definir que el crecimiento, en particular entrando a la pubertad y la adolescencia, es el momento de mayor riesgo de desarrollo y deterioro de la curvatura. Las curvas que progresan más allá de los 25 grados están en mayor riesgo de deterioro si el paciente está creciendo. Por eso se recomienda el uso de un chaleco para tratar de impedir mayor progreso.

Si las curvas de escoliosis llegan a 40-50 grados, comienzan las consideraciones quirúrgicas por varias razones. En primer lugar, porque a esta magnitud se entiende que aunque el crecimiento del paciente cese hay un riesgo continuo de deterioro más allá de la madurez esquelética; por tanto, amerita una corrección y fusión espinal.

Además, las curvas lumbares sobre los 40 grados y las curvas torácicas mayores de 45 grados cargan alto riesgo de desarrollo de escoliosis degenerativa y artritis con el paso del tiempo. La mayoría de los pacientes con esta afección no llega a la situación de requerir tratamiento.

La tecnología y las técnicas que se usan para corregir la escoliosis han progresado a través del tiempo. Las técnicas desarrolladas para la inserción de tornillos modernos y el uso de un monitor intraoperatorio para el cordón espinal imparten gran seguridad. El monitor se encarga de estudiar la función motora y sensorial para darnos certeza en la colocación de implantes y velar por el cordón espinal al momento de la corrección.

Ofrecer la mayor capacidad de corrección con la mayor seguridad posible es la misión principal cuando se debe atacar quirúrgicamente el problema de la escoliosis.